Radio Victoria 980 AM en vivo

  • Radios On Line|en vivo

Radio Victoria 980 AM Radio

Radio Victoria 980 AM, Escuchar Radio Victoria 980 AM en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

Ven. Por favor. De acuerdo. Está bien. Estoy bien. Estoy bien. Escucha Radio No te preocupes por él. Está con los niños exploradores desde que tenía Radio dos años de edad. ¡Mark! ¡Santo Dios! ¿Qué sucede? Mira. Es una luz. ¿Son ellos? No. Es como un tráiler o algo así. Te lo dije. Muy bien. Vamos. Les pediremos agua y llamaremos por ayuda. Vamos. Sí. ¿Sigues filmando? Sí. Filmo las marcas para volver sobre nuestros pasos. Buena idea. Necesito descansar un segundo. Estaremos bien. Lo encontraremos, Josh. Sí. Maldita sea. ¿Qué? ¡Rayos! Dejé caer mi linterna. ¿Dónde cayó? No hay manera de recuperarla. ¡Maldita sea! Usaremos esto como linterna. Ilumíname de frente. Bien. No la dejes caer. Vamos. ¿Cuánto dura esta batería? Como una hora. Rayos. ¿Ilumina lo suficiente? Sí. Está bien. Ya casi llegamos. ¿Josh? ¿Qué? ¡Por Dios! Tengo que Radio usar Radio ¿Dónde Radio ? En el bolsillo de adelante. ¿El de adelante? Toma. Está bien. De acuerdo. No debí traerlos aquí. No es tu culpa. Quise venir. ¿Por qué? No sé. Quería hacer algo diferente. Algo inesperado. Algo que mi padre no esperaría. Estoy bien. ¿Segura? Sí. Estoy bien. ¿Ashley? Rayos. Vamos. Bien. ¡Dios! ¿Josh? Oye. No podemos volver. Ven. No los mires. Coño. Los quemaron. Los quemaron. ¿Ashley? ¿Josh? Tranquila, calma. Tranquila. ¿Escuchas eso? ¿Qué? ¿Escuchas eso? ¿Ashley? ¿Ashley? ¿No escuchas eso? ¿Ashley? Es papá. ¿Ashley? Es mi papá. ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Ashley! ¡Papá! ¡Papá! Papá, ¡estoy aquí! ¡Detente, Ashley! ¡Papi! ¡Aquí estoy! ¡Aquí! ¡Ashley, detente! ¡Es papá! ¡Detente! ¿Hola? El de marzo de , miles de personas dijeron haber visto Radio No me gusta ver a una mujer en un escenario. Pero tiene un don. Tener un don no es excusa para que una mujer se exhiba. ¿Qué debería hacer, pues? ¿Interpretar un acta del Congreso? Depende de la clave. El resto del programa es en un alemán muy respetable. Los alemanes son músicos maravillosos. Así es. El inglés, gracias a Dios, no es una lengua que pueda cantarse. Pero, tía, a usted le encantan los himnos. Es diferente, no tienen nada que ver con la música. El demonio musical. No seas trivial, Emily. ¡Oh, vida! ¡Oh, hogar! ¡Cuán maravillosos son! Emily. ¿Qué haces despierta? ¿Me permite hablarle, padre? Claro. Ya sabrá que me gusta escribir, sobre todo cartas. Y a veces, poesía. Sí. ¿Me permitiría escribir de noche, para beneficiarme del silencio? No molestaré a los otros miembros de la familia. Se lo prometo. Tienes mi permiso. Has sido muy atenta al preguntar. Es su casa, padre. Es nuestro hogar, Emily. Yo Radio Quisiera pedirle otro favor, padre. ¿De qué se trata? Tengo entendido Radio que es un gran amigo del Dr. Holand, el editor del Springfield Republican. Y ese diario publica poemas. Le escribiré. Si está de acuerdo, podrás mandarle alguna poesía. Estimada Srta. Dickinson: He decidido publicar “Sic transit gloria mundi” Radio al ser el menos díscolo y tener cierto ingenio. En cuanto al resto de poemas, siguen la métrica habitual Radio son infantiles, versos para niños. Pero reconozco que los clásicos, en cualquier lengua Radio son obra de hombres y no de mujeres. Temo que la mujer no sepa crear un tesoro literario permanente. ¿Dónde está Emily? ¡Emily! Ven aquí inmediatamente. No olvides que la tía Elizabeth elogió Radio a la familia Dickinson en estrofas. A cual más aburrida. Tía Elizabeth. Por fin, Emily, casi me haces esperar. ¿Y qué opinión te merece mi poema? No dudo de que sus versos hacen honor a su talento. Si fuese ingeniosa, tu dudoso cumplido debería ofenderme. Pero, tía, los mejores cumplidos son dudosos Radio forma parte de su encanto. ¿Te complacieron mis versos, Austin? Mucho, tía. Dejan en ridículo “El paraíso perdido”. Tus hijos son demasiado sofisticados, Edward. Parte de mí lo desaprueba. La desaprobación es grave. Si tuviera que escoger entre hijos sofisticados Radio o simplemente dóciles, escogería a los primeros. La docilidad casi es esclavitud. Un pensamiento abolicionista. No lo es, pero ningún cristiano defendería la esclavitud. Por favor, no hablemos de este tema. Es tan indecoroso como tedioso. No lo es para los esclavos. Tenemos a un Robespierre entre nosotros. A Robespierre no. A Charlotte Corday, quizá. Edward, se comportan tan mal como tú. Creo que te han publicado un poema. Sí. En el Springfield Republican. Se publicó anónimamente. Me parece un poco excéntrico. Dadas las circunstancias, es mejor así. No todos somos Milton. No frunzas el ceño, no te favorece. La poesía es mi consuelo por la eternidad que nos rodea. ¿Quién lo dijo? Yo. Pues no lo digas, no parece muy cristiano. ¿Dónde está Vinnie? Aquí, tía. ¿Y qué es de ti? Soy como el Peregrino, intento mejorar. Un peregrino sólo debe ser consciente de la superación de otros. Ser consciente de la propia es vanidad. Pero tía, la vanidad es un vicio inofensivo. Es tan superficial como los que lo practican. Ningún vicio es inofensivo, Vinnie. Basta con ver Babilonia. ¿Qué hay de ti, Austin? No estoy de peregrinaje. ¿Y del vicio? Ciertamente, el vicio es la virtud disfrazada. ¿Qué opinión te merece la laxitud moral de tus hijos,

  • Las radios populares

Radios on line en vivo emisoras de radio de Argentina online